El 23 de abril del presente año se llevó a cabo la inauguración del nuevo Centro de Atención Integral (CAI) de Casa Esperanza en Aguadulce, en la comunidad de Pozo Azul. Las puertas del centro en Aguadulce se abren gracias a los distintos avances en la lucha contra el trabajo infantil en las comunidades aledañas y gracias al trabajo efectivo y coordinado con la comunidad, el gobierno nacional, autoridades locales y las distintas entidades publicas y privadas, así como aliados, que con su esfuerzo han aportado en la erradicación del trabajo infantil en Panamá. 

También es posible gracias a la excelente labor realizada en la comunidad de El Roble, donde se logró una disminución significativa del trabajo infantil en las fincas productoras de caña de azúcar. 

Con esta sede Casa Esperanza estaría ofreciendo a la fecha 6 centros de atención: en Calidonia, Samaria, Colón, Aguadulce, David y Boquete. El propósito de este nuevo centro de atención se hace con el fin de  ofrecer mejores oportunidades de desarrollo para niños, niñas, adolescentes y sus familias de las comunidades del Distrito de Aguadulce.

Parte del desarrollo del evento inaugural se basó en la Bienvenida al Centro, un agradecimiento especial religioso por este avance para Casa Esperanza y para los niños y adolescentes de la región, seguidamente el equipo de la organización e invitados presenciaron el corte de cinta y la apertura protagonizada por el Grupo Folklórico “Legados de mi Tierra” que interpretaron el baile La palomita Titibú y la Denesa. 

Luego Maritza Anderson, Subdirectora Nacional de Casa Esperanza acompañó el momento con unas palabras de bienvenida cargadas de esperanza y reconocimiento al trabajo realizado hasta la fecha por la entidad y sus aliados.

El arte siguio presente, esta vez estuvo a cargo de Jose Cabellero, beneficiario de Casa Esperanza, quien recitó una poesía “Alzo mi voz contra el trabajo infantil”. Asimismo, Mercedes Martines y Juan Toribio, beneficiarios también de Casa Esperanza, ofrecieron un lindo espectáculo con el baile Danzón de Cumbia. 

Las palabras de cierre estuvieron a cargo de la Licenciada Maria Alejandra Eisenmann, Presidenta de la Junta Directiva de Casa Esperanza. Y luego se procedió a hacer un recorrido por las instalaciones. 

Casa Esperanza da especial agradecimiento a la Fundación Valórate y al Ministerio de Desarrollo Social por sumarse a la iniciativa en beneficio de los niños y adolescentes más vulnerables de la provincia. A Global Bank por ser aliado principal en el establecimiento de estrategias para prevenir y erradicar el trabajo infantil. Al Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, aliado natural, por la creación de estrategias para la identificación, captación y referencia de niños en condición de trabajo infantil o prevención en áreas de alta incidencia. 
Por último, Casa Esperanza sigue trabajando a beneficio de los derechos fundamentales de los niños y adolescentes, y por la erradicación del trabajo infantil a nivel nacional. Si quieres ser parte visita la sección QUIERO SER PARTE de la web.