Pese a la difícil situación que vive el país ponemos a conocimiento de la comunidad en general que Casa Esperanza mantiene sus programas de atención integral operativos a beneficio de la niñez y adolescencia. Las modalidades de atención se han ajustado al contexto actual, implementándose las variantes a domicilio, virtual y presencial, en las áreas de menor riesgo para la población.

Además, nuestro equipo se mantiene pendiente y evaluando la condición de las familias participantes de los programas, a fin de atender y disminuir, dentro de nuestras posibilidades, el impacto social y económico que puede afectarles como consecuencia del contexto en el que vivimos.

Hoy más que nunca debemos velar por la seguridad y bienestar de los niños, niñas, adolescentes y sus familias, especialmente aquellos que viven en condiciones de vulnerabilidad.

Reforzamos nuestro compromiso a favor de la niñez e instamos a todas las partes involucradas a encontrar soluciones, a través de un diálogo prudente y positivo en beneficio de todos.