23,855 niños viven en Panamá en trabajo infantil
23,855 niños viven en Panamá en trabajo infantil

Trabajo Infantil

El término “trabajo infantil” suele definirse como todo trabajo que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico.

Trabajo Infantil

El término “trabajo infantil” suele definirse como todo trabajo que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico.

¿Cuándo se considera trabajo infantil?

Se considera trabajo infantil cuando se reunen las siguientes caracteristicas: 

  1. Es peligroso y perjudicial para el bienestar físico, mental o moral del niño.
  2. Interfiere con su escolarización puesto que:

 

  • Les priva de la posibilidad de asistir a clases.
  • Les obliga a abandonar la escuela de forma prematura.
  • Les exige combinar el estudio con un trabajo pesado y que insume mucho tiempo.


En las formas más extremas de trabajo infantil, los niños son sometidos a situaciones de esclavitud, separados de su familia, expuestos a graves peligros y enfermedades y/o abandonados a su suerte en la calle de grandes ciudades (con frecuencia a una edad muy temprana). 

Cuando calificar o no de “trabajo infantil” a una actividad específica dependerá de la edad del niño o la niña, el tipo de trabajo en cuestión y la cantidad de horas que le dedica, las condiciones en que lo realiza y los objetivos que persigue cada país. La respuesta varía de un país a otro.

Convención sobre los Derechos del Niño

La protección contra el trabajo infantil, se fundamente en la Convención de los Derechos del Niño en su artículo 32 que señala lo siguiente:


“Los Estados Partes reconocen el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social".


Los Estados Partes adoptarán medidas legislativas, administrativas, sociales y educacionales para garantizar la aplicación del presente artículo. Con ese propósito y teniendo en cuenta las disposiciones pertinentes de otros instrumentos internacionales, los Estados Partes, están obligados a:

Fijarán una edad o edades mínimas para trabajar


  • Dispondrán la reglamentación apropiada de los horarios y condiciones de trabajo

  • Estipularán las penalidades u otras sanciones apropiadas para asegurar la aplicación efectiva del presente artículo.


C138 – Convenio sobre la edad mínima,1973 

En 1976 la Organización Internacional de Trabajo (OIT) emite el Convenio 138 por el cual se establece la edad mínima de empleo cuyo objetivo principal es la abolición efectiva del trabajo infantil, que exige a los países lo siguiente:

  • Fijar una edad mínima de admisión al empleo o trabajo.

  • Establecer políticas nacionales para la eliminación del trabajo infantil.


C182 – Convenio sobre las peores formas de Trabajo infantil, 1999.

El Convenio 182 representa un hito en la historia de la Organización Internacional de Trabajo, ya que los 187 Estados Miembros ratificaron esta convención internacional del trabajo.

Este convenio tiene como propósito erradicar las peores formas de trabajo infantil, incluidas la esclavitud, explotación sexual y utilización de niños en conflictos armados u otros trabajos ilícitos o peligrosos que puedan afectar la salud, moral o bienestar de los niños.

“El impacto económico sin precedentes que ha tenido la pandemia de Covid-19, combinado con el cierre de escuelas y la asistencia insuficiente por parte de los gobiernos, está empujando a niños y niñas a una situación de trabajo infantil en condiciones peligrosas y de explotación”, señaló Human Rights Watchen un informe que se presentó hoy previo al Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que se conmemora el 12 de junio de 2021.


Los gobiernos y los donantes deben priorizar las asignaciones de efectivo destinadas a las familias para proteger los derechos de los niños y niñas a fin de que las familias puedan mantener un nivel de vida adecuado sin recurrir al trabajo infantil.

Señalamientos dados por OIT y Naciones Unidas.

La Organización Internacional de Trabajo (OIT) alertó sobre la grave situación de trabajo infantil como consecuencia de la pandemia. La crisis provocó que muchas personas ya inmersas en una condición de


vulnerabilidad, se empobrecen aún más y se teme que se hayan revertido años en la lucha contra esta problemática social.


El organismo internacional estima que hay 160 millones de niños y adolescentes en el mundo inmersos en trabajo infantil, según su más reciente estudio presentado en junio del 2021, lo que refleja un aumento significado después de dos décadas de disminución continua. Los avances para erradicar este problema, señalan, se han estancado por primera vez en 20 años.


La OIT ha señalado que la pandemia frenó todos los esfuerzos para erradicar esta práctica y advierte sobre dos escenarios graves, sino se toman las medidas necesarias. En uno, habría 9 millones de niños más, afectados por el trabajo infantil para el 2020. Sin embargo, el segundo escenario es aún peor. Se preveé que 46.2 millones entrarían al trabajo infantil. Sin embargo, si los países no accionan prontamente, las cifras podrían ser aún mayores.


El año 2021 ha sido declarado por las Naciones Unidas como el Año Internacional para la Eliminación del Trabajo infantil, con el fin de promover acciones legislativas prácticas para erradicar el trabajo infantil en todo el mundo. Uno de sus principales objetivos es instar a los gobiernos a que adopten medidas necesarias para al alcanzar la meta 8.7 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.


La meta 8.7 pide a los Estados Miembros que tomen medidas eficaces a corto plazo para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a la esclavitud moderna y la trata de seres humanos; así como velar por la prohibición y la erradicación de las peores formas de trabajo infantil.

La Contraloría General de Panamá efectuó en el 2016, la Encuesta de Trabajo Infantil, con el propósito de disponer de información que permita evaluar la inserción de los menores en el mercado laboral.


Esta encuesta reveló que 23,855 menores con edades de 5 y 17 años se encuentran en trabajo infantil, lo que representó una disminución del 11.9% con respecto a la anterior encuesta de 2014.


Datos Importantes
Población afectada:

 -La mayoría de las personas menores de edad que trabajan tienen entre 10 y 14 años de edad, lo que representa

el 50.7%

del total de los niños y adolescentes en condición de trabajo infantil.

  • Por su parte, los que tienen entre 5 y 9 años de edad, representaron el 24.8% del total de la mano de obra infantil y los que tienen entre 15 y 17 años, el 24.4%.


Areas de mayor incidencia: 

La Comarca Ngäbe Buglé ocupa el primer lugar entre las areas de mayor incidencia con 27.2% (6,489 niños, niñas y adolescentes) trabajadores; Panamá, Bocas del Toro, Colón y Chiriquí.


Si bien es cierto se han dado importantes progresos, el ritmo de los avances se desconoce en los últimos años ante la ausencia de la aplicación de encuestas en el año 2018 y 2020. Además, como consecuencia de la pandemia generada por el COVID-19, existe un riesgo real que se produzca un retroceso con respecto a los avances logrados hasta ahora y que el trabajo infantil aumente significativamente.

Riesgos del trabajo infantil

Pepenador

Pepenador

La recolección de basura es considerada una de las peores formas de trabajo infantil, por el escenario donde se realizan estas actividades en el que prevalecen condiciones de insalubridad, riesgos laborales y exclusión social. Algunos riesgos a los que está expuesto un niño o adolescente que realice esta actividad son:

-Exposición de desechos hospitalarios y materia en descomposición.
-Gases tóxicos.
-Abusos físicos, psicológicos e incluso sexual.
-Problemas de salud, infecciones en las vías respiratorias, lesiones cutáneas, enfermedades gastrointestinales.

Vendedor Ambulante

Vendedor Ambulante

Es una de las formas de trabajo infantil más visibles en nuestro país, especialmente en sectores de mayor movimiento comercial y vías públicas. Los niños y adolescentes dedicados a la venta ambulante se encuentran expuestos a riesgos importantes tales como:

-Exposición a condiciones ambientales extremas.
-Condiciones laborales peligrosas.
-Acoso y abuso físico, psicológico e incluso sexual.

Trabajador de Campo

Trabajador de Campo

Más del 50% de los niños y adolescentes identificados en condiciones de trabajo infantil se encuentran en el sector agrícola de nuestro país. La agricultura es uno de los sectores más peligrosos en el trabajo. Algunos riesgos que podemos mencionar:

- Agotamiento extremo
- Picaduras de animales.
- Exposición a agroquímicos
- Jornadas laborales largas.

Pescador

Pescador

Los niños y niñas que participan en las actividades de pesca, se enfrentan a diario a peligros y riesgos propios de su trabajo, algunos de los cuales son:

-Asfixia por inmersión
-Arrastre por corrientes o perderse en alta mar.
-Insolación y ataques de animales marinos.
-Afecciones respiratorios, heridas y mutilaciones en manos y cuero.

Juntos es posible combatir el trabajo infantil